domingo, 12 de septiembre de 2010

Agridulce lectura de la victoria de "Balada triste de trompeta" de Alex de la Iglesia.





Alex de la Iglesia con Balada triste de trompeta ha sido premiado con el León de Plata a la mejor dirección en el recién clausurado Festival de Venecia, además de conseguir también el de mejor guión.. Hasta ahí la noticia, el titular. Xavi Vidal, en su estupendo y muy recomendable blog Cinoscar & Rarities, escribe un lúcido análisis de la repercusión en los medios generalistas de los premios obtenidos por la película del presidente de la Academia Española de Cine. Aquí os dejo el texto:

BALADA TRISTE DE TROMPETA

España debería entristecerse al ver su reflejo en el espejo. Ayer en los telediarios de todos los canales generalistas se dió más importancia al recuerdo del 11-S, las sandeces que siempre se dicen en torno a la Diada de Catalunya o las inundaciones de una zona de Italia. Incluso noticias como el atraco de una mujer en un cajero, la vuelta al colegio, fiestas locales sumamente cutres o consejos para adelgazar se les dió más importancia que la victoria de Álex de la Iglesia en Venecia. Me parece penoso que los noticieros abran sus ediciones cada dos por tres con un éxito deportivo y no reciban el mismo trato los oros cinematográficos. ¿Cómo lograremos la empatía del pueblo español con sus ficciones, incluso cómo conseguiremos animar la cuota de pantalla de nuestro cine si los medios no publicitan la que, se mire por donde se mire, es una noche histórica en suelo veneciano? Alguien dijo que España no conseguía tanto éxito desde los noventa con Bigas Luna y Almodóvar; vaya, que de golpe y porrazo se olvidaron de los premios de Mar Adentro, la reciente Palma de oro para Bardem, varios Oscar en la maleta o el Oso de oro para La teta asustada, de producción española. No hace falta aburrir al personal con datos que sólo son del dominio de críticos y seguidores, pero... ¡menudo bochorno! Nadie recordó que De la Iglesia es el presidente de nuestra Academia. Y ojo porque este ninguneo informativo luego tiene su correlato en el ánimo popular: cuando gana Rafa Nadal 'ganamos todos', cuando gana Álex de la Iglesia 'gana Álex de la Iglesia'. ¿Existe mayor mentira? Ésta es la balada más triste de una sociedad que vive de espaldas a sus artistas, que, recuerden, son los que al final definen, representan y hacen mejor a una sociedad. De la misma forma, seguro que nadie se acuerda que hoy ha muerto el genial Claude Chabrol; tantos años de actividad y buenas películas para encontrar su esquela entre notas, noticias y comentarios de una bajez indescriptible. Lo mismo ocurrirá la próxima semana, cuando se decidan las precandidatas de España al Oscar. Temo que cuando Balada Triste de Trompeta llegue a las salas, allá por diciembre, los estrenos navideños ahoguen el film español a la hora de hacer números. Eso sólo ocurre en España, la misma que ha filmado el director vasco dividida en dos y representada por un payaso amable y otro psicópata. Ahora dirán que el cine de De la Iglesia nunca ha sido nada del otro mundo. Una pena, señores.


BALADA ALEGRE DE TROMPETA

Pero es difícil que decaiga el ánimo del cinéfilo. Nosotros, que vemos los Oscar, los Emmy y demás por Internet, a oscuras, trasnochando, como proscritos, seguimos con la sonrisa circense mientras el deporte ve retransmitir sus competiciones mayores y menores. Hay que ser positivos porque se avecinan buenos tiempos para el cine español. A este reconocimiento se le suma el seguimiento que muchas de nuestras películas están disfrutando en el Festival de Toronto. Llegará San Sebastián, y aunque ningún medio cubra el acto como se merece daremos el do de pecho. Curiosamente, esa España de charanga y pandereta, de espíritu burlón y alma inquieta que citaba el poeta no desentona con el título de Balada Triste de Trompeta. Como si el militante cinematográfico en tierras españolas ya no pudiera derrumbarse después de tantos hachazos. Hay que tener muchos bemoles, o sencillamente una caradura increible, para no celebrar los premios de De la Iglesia. El de mejor guión tiene su especial simbología: es la primera vez que el director escribe un libreto sin la ayuda de otros, y parece que la jugada, que será suicida y seguramente polémica, le ha salido redonda. El León a mejor director sabe a confirmación: entre tantos films presentados, el jurado presidido por Quentin Tarantino ha preferido compartir su gloria con el español. ¿Existe éxito más bonito? Y nada de favoritismos: dudamos que Arnaud Depleschin, Danny Elfman o Guillermo Arriaga, componentes del jurado, se dejen llevar por subjetivismos, amiguismos y otras tonterías que muchos utilizarán para ensombrecer los premios. Il Corriere italiano ha criticado el palmarés porque, para ellos, De la Iglesia es un mero imitador del autor de Pulp Fiction. ¡Anda ya!: su enfado sólo se debe a que el cine italiano ha salido de la Mostra sin medallas. No se dejen engañar. Pero ojalá el colectivo español fuera tan chovinista como el francés o el italiano. Ayer, 11 de septiembre de 2010, ganó el cine español al completo. Y como no siempre tenemos ocasión de celebrar tales honores, es de justicia recordar, homenajear, felicitar a todo el equipo de la película con posts como éste. Ahora nos vemos en los cines.

Xavier Vidal de las Heras
.
.
.
Palmarés del 67 Festival de Cine de Venecia:
Todos los premios de la 67ª edición de la Mostra de Venecia otorgados por el jurado presidido por el director norteamericano Quentin Tarantino e integrado también por el escritor y cineasta mexicano Guillermo Arriaga, el músico estadounidense Danny Elfman, el realizador francés Arnaud Desplechin, sus colegas italianos Gabriele Salvatores y Luca Guadagnino y la actriz lituana Ingeborga Dapkunaite:-
MEJOR PELÍCULA: León de Oro para Somewhere, de la estadounidense Sofia Coppola (entregó Quentin Tarantino). Se otorgó por unanimidad

-LEÓN DE ORO ESPECIAL A LA TRAYECTORIA (por el conjunto de su carrera): el norteamericano Monte Hellman (también entregó Tarantino).
-MEJOR DIRECCIÓN: León de Plata para el español Alex de la Iglesia por Balada triste de trompeta (entregó Guillermo Arriaga).

-COPA VOLPI AL MEJOR ACTOR: El estadounidense Vincent Gallo por Essential Killing, de Jerzy Skolimowski (lo recibió el director).

-COPA VOLPI A LA MEJOR ACTRIZ: La griega Ariane Labed por Attenberg.

-PREMIO ESPECIAL DEL JURADO: Essential Killing, del polaco Jerzy Skolimowski (entregó Arnaud Desplechin).

-LEÓN DEL FUTURO A LA MEJOR OPERA PRIMA: Majority, de Seren Yüce (Turquía), presentada en Venice Days (entregó el presidente de este jurado, Fatih Akin).
-PREMIO MARCELLO MASTROIANNI A INTERPRETE REVELACIÓN) Mila Kunis por Black Swan, de Darren Aronofsky.

-MEJOR GUIÓN: Alex de la Iglesia (España) por Balada triste de trompeta.
-PREMIO A LA CONTRIBUCIÓN TÉCNICA: para Mikhail Krichman por la fotografía de Silent Souls (Ovsyanki), de Aleksei Fedorchenko (Rusia).

PREMIOS DE LA SECCIÓN ORIZZONTI
Después de haber visto los 64 films en concurso, el jurado presidido por Shirin Neshat e integrado también por Raja Amari, Lav Diaz, Alexander Horwath y Pietro Marcello otorgó los siguientes galardones por unanimidad:
-Mejor Película: Verano de Goliat, de Nicolás Pereda (México-Canadá). Es el cuarto largometraje del joven y prolífico director mexicano, radicado en Toronto.

-Premio Especial del Jurado: The Forgotten Space, de Allan Sekula y Noel Burch (Holanda-Austria).

-Mejor mediometraje: Tse (Out), de Roee Rosen (Israel).

-Mejor cortometraje: Coming Attractions, de Peter Tscherkassky (Austria).

-Mejor cortometraje europeo: The External World, de David O'Reilly (Alemania).
-Mención Especial: Jean Gentil, de Laura Amelia Guzmán e Israel Cárdenas (México-República Dominicana-Alemania).

Por otra parte, el premio FIPRESCI al mejor film de la Competencia oficial fue para Silent Souls, de Aleksei Fedorchenko (Rusia), y el de otras secciones para Room 164 (El Sicario), de Gianfranco Rosi (Italia-Francia).

4 comentarios:

@ngel dijo...

Estoy totalmente deacuerdo con vosotros ,mi mas sincera enhorabuena a alex que tanto disfruta y lo comenta por todos sitios de nuestro festival de sitges ,saludos!

David dijo...

Pues sí, enhorabuena a Alex, pero en otro blog he comentado (enlazando tu anterior entrada) que al final lo que queda es quién gano El León (o la Concha, o la Palma) y lo de la dirección y el guión queda más diluido. Por cierto, me enteré por aquí de lo de Chabrol (aunque no estoy muy puesto en su cine).

Si no te importa... Me autorespondo.

- Eloy: Es verdad, David. Pero el triunfo de Alex es algo que hay que valorar. Gracias por tu comentario.

Ala, Eloy! Espero que no te importe. Así me evito pasar y frustrarme esperando alguna aparición.

Un abrazo.

eloy dijo...

Pues sí, David, en esto de los Festivales lo que queda es el Gran Premio. Pero hay que tener en cuenta que ese premio lo otorga un grupo de personas concreto, con sus gustos y sus fobias.
Con Chabrol se va el penúltimo de la Nouvelle Vague (creo que solo queda Rivette). Conozco bastante bien lo último de su filmografía, que me parece muy inTeresante.

En cuanto a lo último que comentas, no me importa que te autorespondas en mi lugar, me hace gracia, pero me comprometo a no ser tan vago y contestar los comentarios, no me gustaría frustrarte.
Gracias por pasarte, David

David dijo...

ELOYYY!!! NO DOY CRÉDITO!! ES UN MILAGRO!! (ja,ja),
Ahora totalmente en serio.
No te comprometas a nada. Si continuas haciendo un blog tan interesante como el que haces me tendrás por aquí, con o tu sin comentarios (además, que ya me ha acostumbrado, casi (ya sabes el "bloguero invisible") e igual perdía parte de su encanto venir por aquí (ja,ja). Es que soy un llorón... Si además me viene genial que no aparezcas. Así te puedo poner como ejemplo del mal bloguero y quedar yo mejor (ja,ja).
Venga.. en serio.
Con Chabrol tengo que ponerme, porque he visto poquísimas suyas. A ver si lo hago.
Un abrazo, y un placer
(al fin (ja,ja)) leer tu comentario.