viernes, 27 de febrero de 2009

Nicholas Musuraca arquitecto de luces y sombras.





Director de fotografía nacido en Italia en 1892 y muerto en Los Angeles en 1975. Accede al mundo del cine en 1913 haciendo un poco de todo hasta su profesionalización como cámara en 1918 y su paso a director de fotografía en 1923 con On the Banks of the Wabash. Su carrera transcurre a lo largo de 150 películas (116 producidas por la RKO) hasta 1958 con Too Much Sun su último trabajo como operador. Probó casi todos los géneros, destacando en el policial y el fantástico. Hacia 1940 estableció las pautas estilísticas que aportarían el look visual característico del cine negro, con la creación de turbadoras atmósferas a base de juegos de luces y sombras, con el silueteado de los personajes, creando fuertes contrastes de luz, siempre con medios sencillos. Desarrolló un estilo visual propio de atmósferas oníricas y amenazantes que trasladaría a otros géneros, como en el melodrama de Nicholas Ray Born to Be Bad (1950), el western Blood on the Moon (Robert Wise, 1948), el drama psicológico La huella de un recuerdo (John Brahm, 1946) y el género fantástico en la extraordinaria La mujer pantera (1942) dirigida por Jacques Tourneur, en la que destaca la secuencia de Simone Simon en la piscina, en la que utiliza los reflejos del agua para sugerir un clima de misterio.
Dentro del cine negro, la película que mejor define el estilo Musuraca es Regreso al pasado (Jacques Tourneur, 1947) con un portentoso uso de los claroscuros aplicados tanto a interiores como a exteriores -p. e. la relación entre Jane Greer y Robert Mitchum en la playa de Acapulco cuando las luces del día empiezan a languidecer-. Destacables son también sus dos trabajos para Fritz Lang, Gardenia azul (1953) y Class by Night (1952).

Fue un profesional poco reconocido al desarrollar su carrera a menudo en los límites de la serie B lo cual le dejó poco margen para abordar empresas mayores. Hasta hace poco no se le ha valorado como uno de los grandes directores de fotografía del periodo clásico, quien junto a nombres como Gregg Toland, Russell Metty, John Alton, John F. Seitz o James Wong Howe, contribuyeron en aquellos años a hacer de la iluminación en el cine, un arte.