jueves, 4 de junio de 2009

La música del azar: "Into my arms", Nick Cave.

Into my arms es una hermosa canción con la que se inicia The Boatman's Call, un disco de Nick Cave fechado en 1997, una grabación desnuda y minimalista con la que el cantante australiano incidía en la línea del excelente Murder Ballads (1996) y se apartaba de las aristas que hasta entonces habían dominado en sus discos con los Bad Seeds.

La recia voz de Nick Cave luce serena y madura en esta canción de temática mística que mezcla religión y sentimiento amoroso, una sencilla tonada que transpira emoción, con Cave al piano y el único apoyo de un Bad Seed, Martyn P. Casey al bajo. Ritmos lentos, introspectivos, para esta narcótica letanía que llega hasta el fondo del alma con un mínimo de recursos. Pura nobleza sentimental.

"Into My Arms"

I don't believe in an interventionist God

But I know, darling, that you do

But if I did I would kneel down and ask Him

Not to intervene when it came to you

Not to touch a hair on your head

To leave you as you are

And if He felt He had to direct you

Then direct you into my arms

Into my arms,

O Lord

Into my arms,

O Lord

Into my arms,

O Lord

Into my arms

And I don't believe in the existence of angels

But looking at you I wonder if that's true

But if I did I would summon them together

And ask them to watch over you

To each burn a candle for you

To make bright and clear your path

And to walk, like Christ, in grace and love

And guide you into my arms

Into my arms,

O Lord

Into my arms,

O Lord

Into my arms,

O Lord

Into my arms

And I believe in Love

And I know that you do too

And I believe in some kind of path

That we can walk down, me and you

So keep your candlew burning

And make her journey bright and pure

That she will keep returning

Always and evermore

Into my arms,

O Lord

Into my arms,

O Lord

Into my arms,

O Lord

Into my arms

A MIS BRAZOS

Yo no creo en un Dios intervencionista

aunque sé, amor, que tu lo haces

Pero si lo hiciera, me arrodillaría y Le pediría

Que no interviniera en lo concerniente a ti,

Que no tocara un pelo de tu cabeza,

Que te dejara tal como eres

Y si sintiera que tiene que dirigirte,

entonces que te dirigiera a mis brazos

A mis brazos, oh Señor

A mis brazos, oh Señor

A mis brazos, oh Señor

A mis brazos

Y yo no creo en la existencia de los ángeles

Aunque mirándote me pregunto si eso es verdad

Pero si lo hiciera los convocaría a todos

Y les pediría que velaran por ti,

Que cada uno encendiera una vela para ti

Para hacer brillante y claro tu camino

Y para caminar, como Cristo, en gracia y amor

Y te guiaran a mis brazos

A mis brazos, oh Señor

A mis brazos, oh Señor

A mis brazos, oh Señor

A mis brazos

Pero yo creo en el amor

Y sé que tu lo haces también

Y creo en alguna clase de camino

Que podamos recorrer tu y yo

Así que mantened vuestras velas encendidas

Y haced su jornada brillante y pura

Que ella siga volviendo

Siempre y para siempre

A mis brazos, oh Señor

A mis brazos, oh Señor

A mis brazos, oh Señor

A mis brazos