lunes, 30 de noviembre de 2009

Saul Bass, el artista de los títulos de crédito.






Diseñador de títulos de crédito, trailers, carteles y logotipos, fue Saul Bass un creador con un estilo propio e intransferible, posteriormente mil veces imitado, que hizo que los títulos de una película o de un cartel pudieran ser considerados obras de arte.

Sus primeros trabajos cinematográficos consistieron en la realización de carteles de películas. En una época en la que la norma era que en los carteles aparecieran siempre los rostros o los cuerpos de los actores, Bass innovó con sus diseños abstractos basados en líneas simples en los que el cartel cinematográfico pasaba a ser una nueva forma de expresión artística. En los años 50 crea la Saul Bass & Associates, una empresa publicitaria con la que marcará un hito en el diseño de los títulos de crédito en el cine. En esa pequeñas obras de arte que son las secuencias de títulos de Bass es sugerir un mensaje con un mínimo de medios expresivos. Esas secuencias de créditos tienen relación con la propia película, se integran en la trama, son como una pequeña narración que nos introduce en la historia. En sus doce colaboraciones con Otto Preminger dió a esas películas una unidad de la que en realidad carecían. Las partituras jazzisticas de Duke Ellington para Anatomía de un asesinato y de Elmer Bernstein para El hombre del brazo de oro se fundían a la perfección con sus estilizados diseños. Para Hitchcock hizo los títulos de crédito de Vértigo, Con la muerte en los talones y Psicosis. En esta última diseñó el storyboard de la famosa escena de la ducha, incluso corrió el rumor de que la había dirigido él personalmente, cosa que don Alfred siempre negó. Mark Robson, William Wyler, Stanley Kramer, Martin Ritt, Stanley Kubrick, Robert Wise son otros tantos directores con los que Saul Bass colaboró en la elaboración de los títulos.





En los años 60 realizó varios cortometrajes. Uno de ellos, fechado en 1968 y titulado Why Man Creates ganó un Oscar. Es asimismo Saul Bass uno de esos extraños miembros del club de los directores de película única. Se trata de Phase IV, realizada en 1974, un curioso e inclasificable film de ciencia ficción con hormigas inteligentes enfrentándose a científicos.
En 1979 anuncia su retirada del cine aunque a principios de los 80 lo recupera para que trabaje para su película Al filo de la noticia. Ya en la década de los 90 colabora con Martin Scorsese, gran admirador suyo, en Uno de los nuestros, El cabo del miedo, La edad de la inocencia y Casino.

Murió Saul Bass en Los Angeles en abril de 1996, a la edad de 75 años.

1 comentario:

Crowley (www.tengobocaynopuedogritar.blogspot.com) dijo...

Desde luego la exquisitez y lo sublime de estos títulos de crédito del film de Hitchcock darían para escribir un libro entero.
Saludos