jueves, 30 de julio de 2009

Diálogos de cine: El gatopardo (Lucchino Visconti, 1963)





  • Padre: Buenos días, Excelencia.
  • Príncipe de Salina: Buenos días, Padre.
  • Padre: ¿Su Excelencia viene a confesarse?
  • Príncipe de Salina: ¿Confesarme? Hoy no es sábado.
  • Padre: Excelencia, hágame caso, confiésese.
  • Príncipe de Salina: Padre, no es necesario, ya lo sabe usted todo.
  • Padre: La confesión no consiste en relatar lo ocurrido, sino en arrepentirse.
  • Príncipe de Salina: ¡Lo sé! ¡Lo sé! ¿Qué espera usted de mí? Soy un hombre vigoroso, ¿cómo contentarme con alguien que se santigua antes de abrazarme y que luego dice: "Jesús y María". Tuvimos siete hijos, ¡siete!, y jamás le he visto el ombligo, Padre. ¿Es esto justo, Padre? ¿Lo es? Ella es la pecadora.